La Cámara

PERTENCER


La industria argentina de la confección tiene la particularidad de desarrollarse a través de dos canales perfectamente diferenciados: grandes talleres y pequeñas Pymes. En ambos sectores la presencia de nuestros asociados es muy importante.

La industria de la indumentaria, el calzado y la marroquinería, en nuestro país, nació y se desarrolló con un concepto de microempresas. Esta modalidad obliga a nuestros asociados a proveerles maquinarias y todos los elementos necesarios para la confección en escala nacional y en tiempo real. La industria de la indumentaria, del calzado y marroquinería y las urgencias de la moda no conocen de tiempos. Un producto se piensa hoy, se produce mañana y en pocas semanas debería estar disponible en el mercado. Si no es así, la industria no produce, el comercio no vende y el negocio no funciona. Nuestros asociados disponen de casi todas las marcas y modelos de máquinas industriales, tanto en unidades convencionales como en equipos automatizados. Y todos ellos asesoran convenientemente cualquier nuevo proyecto o emprendimiento.

QUE SOMOS


La denominación de comerciantes es bastante antigua, y nos lleva a otra Argentina. En los años 50 no existía una sociedad de consumo como la actual, y la producción de indumentaria estaba en manos de alguna que otra firma internacional, o en concentrados e importantes emprendimientos industriales. Hoy en día, el comerciante de máquinas para coser comercializa no solo equipos hogareños, como así también para la industria de la confección, calzado y marroquinería.

Por eso ya no somos meros comerciantes. Somos un eslabón polifuncional que debe conocer un amplio abanico de normas y sistemas para la confección, como de las máquinas para desarrollarlas y los accesorios que las complementan y que no forman parte del equipo original. Así, un maquinero, como nos gusta denominarnos, termina siendo un nexo fundamental en la cadena de la confección. Sabemos y transmitimos los tiempos que determinados ciclos de costura requieren, adaptamos esas máquinas técnicamente a las necesidades puntuales y recomendamos las que deben completar la línea de producción, hacerla efectiva, silenciosa y dinámica, y que a la vez ayuden al operador a hacer más sencilla y amigable la producción de una prenda de vestir.

La razón de existir de nuestro gremio es la existencia misma de una industria de la confección, pujante, innovadora, inclusiva y potencialmente enteramente nacional.

Una industria de amplias oportunidades y generadoras de cientos de miles de puestos de trabajos, de desarrollos creativos, de transformación de materias primas e intermedias, de alto valor agregado, de ahorro de divisas y creadora de una profunda identidad cultural.


info@camac.org.ar | 4308-3115 / 4941-0422

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *