OBJETIVOS


Desde el 1/1/54 comenzó la vigencia del Estatuto que rige nuestra Cámara. El art. 2 del mismo propone entre otras las siguientes finalidades:

Relacionar a los comerciantes del gremio de las máquinas para coser. En los más de 60 años de vigencia esto se ha cumplido de maneras diversas, reuniones de camaradería, celebración del día del gremio y, fundamentalmente a través de las reuniones de Comisión Directiva que son abiertas a la participación de todos los asociados.

Gestionar ante los Poderes Públicos la adopción de medidas convenientes a los intereses económicos de los asociados. Hay varias vías por las cuales se ha implementado esto a lo largo de los años. En primer lugar al ser un sector dependiente de las importaciones tenemos un diálogo con Aduana que nos posibilita sincerar los movimientos del sector y pedir aclaración a las autoridades sobre cuestiones que generen dudas en la operatoria. A lo largo del tiempo se han realizado distintas gestiones con instituciones con finalidades afines como Came, Fecoba y la Fundación Pro Tejer.

Auspiciar cuando se crea oportuno la creación de una Cooperativa o cualquier otro organismo beneficioso para el gremio. Este punto ha dado como frutos la creación de Comaq Soc. Coop. que derivó posteriormente en Kanpai SA, Unimaq Soc. Coop y más cercano en el tiempo el Grupo Master. De esto se concluye que la Cámara ha rendido los frutos que se propuso.

Los proveedores de máquinas, insumos y servicios crecen o decaen al mismo ritmo que aumenta o decrece la producción nacional. De allí nuestra total identificación y apoyo a todas las medidas tendientes a promover una industria de la confección totalmente argentina, genuina, previsible y constante en el tiempo. Nuestro principal objetivo es mantener una Organización que permita continuar una línea de trabajo que incluya a absolutamente todos los sectores que representa nuestra Cámara.

No es, desde ya, una tarea sencilla. Manejamos intereses muchas veces enfrentados, que debemos tratar con muchísimo tino a fin de lograr un equilibrio entre la voluntad de producir nacional y un mundo que no deja de impresionarnos con sus avances tecnológicos, imprescindibles también para hacer sustentable el proyecto. No apartarnos de ese mundo pareciera ser la consigna, pero debe ser nuestro compromiso y utilizar las ventajas para luego ir incorporándola a la producción nacional. Colaborar con la industria a fin de que sus productos puedan ser bienes factibles de ser provistos a otros países, en especial confección e indumentaria de alto valor agregado. Sin duda que esta premisa haría mucho más que ocupar varios cientos de miles de puestos de trabajo: aumentaría nuestra autoestima como país y sería piedra fundacional a una ocupación plena.

Sin embargo, no todo es importación. Y es un honor nombrar a algunas empresas argentinas -como Liberali Hnos., Dapet S.A., Dag Exim, Casa Stolarczyk S. A., Lubrind, VH Distribuciones, Blanca Press S.A. Norberto Villano- que continúan proveyendo al gremio y con reconocido esfuerzo y mayor imaginación, Estas empresas deben y son reconocidas, porque sin ninguna duda, todo lo que día a día producen lo hacen desde el esfuerzo personal, sin protecciones ni privilegios. Debemos crearnos una conciencia cada vez más nacional y racional, estos fabricantes ya lo han hecho y nos lo demuestran cada día. Ahora nos toca a todos colaborar para que estas empresas sean cada vez más un referente de nuestro gremio de lo que queremos de nuestra Argentina. Nuestra Cámara viene sustituyendo importaciones, al ritmo de toda la cadena textil, del calzado y marroquinería, es así que ya utilizamos cientos de elementos de producción propia y estamos firmando convenio para ir sumando a esta propuesta todo lo que sea posible ser fabricado en Argentina. Nuestros asociados proveen el 98% de las Maquinas Industriales para Coser y abastece a toda la industria de la confección, además de la adaptación a las mismas por técnicos preparados en nuestros propios talleres:

Asesoramos a talleristas para los distintos tipos de trabajos.

Garantizamos y mantenemos funcionando más de 300.000 máquinas en todo el país. Son mucho más de 500.000 personas que viven produciendo indumentaria, calzado, marroquinería y todo lo ligado a la industria de la confección, y a pesar de la competencia externa, que también la sufrimos (la legal y la ilegal) nuestros talleres siguen vistiendo y calzando a más de 40 millones de argentinos.

Proveemos las partes de esas máquinas, muchas de las cuales son fabricadas por socios de nuestra Cámara.

Proveemos insumos que tampoco se fabrican en el país y que en muchas oportunidades hemos brindado datos técnicos y estadísticos sobre las necesidades de nuestra industria.

Equipamos talleres para cursos de diseño y costura en universidades, escuelas de oficios y sindicatos, y dictamos cursos gratuitos sobre el funcionamiento y servicio técnico de las máquinas que necesitan.

También proveemos a través de nuestros asociados al Estado Nacional de estas máquinas, para que lleguen a formar parte de los proyectos de producir en Argentina.

Hemos sostenido durante la década del 80 los cursos de “mecánicos de máquinas para coser” con la invalorable colaboración del Ministerio de Educación a través de los planes de estudio secundario bajo la órbita del CONET Consejo Nacional de Escuelas Técnicas (las antiguas y hoy imprescindibles “escuelas fábricas”. Cerradas en la década del 90.

 


info@camac.org.ar | 4308-3115 / 4941-0422